Etiquetas

, ,


Lo prometido es deuda, (si, si, ya sé que pasaron unos cuantos días… ok, unos cuantos meses) pero la idea es poder compartir información fidedigna y que cuando alguien la lea, diga: “hay wey… tienen razón”

Primero debemos dejar en claro que la factura electrónica no es otra cosa que pasar las facturas que antes estaban en un papel, a un archivo de computadora. Esto esta fundamentado en el articulo 29 del CodigoFiscal de la Federación, y cito:

Artículo 29. Cuando las leyes fiscales establezcan la obligación de expedir comprobantes por las
actividades que se realicen, los contribuyentes deberán emitirlos mediante documentos digitales a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria. Los comprobantes fiscales digitales deberán contener el sello digital del contribuyente que lo expida, el cual deberá estar amparado por un certificado expedido por el referido órgano desconcentrado, cuyo titular sea la persona física o moral que expida los comprobantes. Las personas que adquieran bienes, disfruten de su uso o goce, o usen servicios deberán solicitar el comprobante fiscal digital respectivo.

Las nuevas disposiciones ya obligan a los contribuyentes que se dedican a alguna actividad empresarial (ojo que aquí estoy sacando a los que reciben salarios) o expiden algún tipo de comprobante de ingreso, digitalizar sus facturas en dado caso que aun no tengan Factura electrónica.

Por lo tanto, si eres una persona física que se dedica a vender leche, globos, o lo que sea, y además estas dada de alta dentro de algunos regímenes que expiden comprobantes, estás obligado a digitalizarlos.

¿Pero cómo es esto?

Antes de agarrar nuestras facturas e irlas a tirar a la basura, ¡espera! Hay una resolución que sacó el gobierno en donde dice que si tus ingresos no son superiores a 4 millones de varos puedes seguir expidiendo facturas en papel.

Una vez que nos desprendemos de esto… ok, una vez que sabemos este dato. Es muy importante saber que en caso de que sigamos usando comprobantes en papel, DEBEMOS digitalizarlos (Regla I.2.23.2.2. de la RMISC).

Esto es un proceso muy sencillo pero importante, en la página del SATanico puedes encontrar la forma de hacerlo. Pero para esto debes de tener la FIEL, no lo olvides, ya que cuando digitalizamos nuestros comprobantes, nuestros proveedores o clientes tendrán más seguridad al verificar tus facturas en internet.

Avisado quedas, que si después de esto no lo haces, no llores por que el SATanico te hace una distinguida visita.

Es por eso que notarás que algunas facturas tienen un extraño símbolo que parece de origen extraterrestre y no verás el RFC, cuando caducan ni esos datos.

Una vez que desees incorporarte a la facturación electrónica (CFD = Comprobantes Fiscales Digitales) basta con que encuentres algún proveedor, la mayoría están en internet y tienen precios accesibles.

Los que rebasan los 4 millones en el 2010, solo podrán hacer uso del Código de Barra bidimensional (Si, así se le llama a digitalizar las facturas, todo un rollo, ¿cierto?) en los meses de Enero, Febrero y Marzo, así que si estás leyendo esta entrada y no has hecho cambio, ¿Qué demonios esperas?

Así que ni hablar, esto de la factura electrónica suena difícil en un inicio, pero veras que en el futuro no es más que una gran herramientas que facilitarán muchas idas y vueltas, tanto al SAT como con los proveedores y demás interesados.

Unos dicen que con esto se reduce el trabajo de los contadores, o que la profesión irá desapareciendo, pero yo no lo creo. Por muy hábil que seas, hay momentos en que el contador es indispensable.

About these ads